Cinco Ideas para Volverse un Gerente Más Efectivo

By Heather Baldwin

Representantes y gerentes de ventas: dos empleos que no pueden ser más diferentes cuando se trata del factor gente. Los vendedores generalmente operan y miden el éxito como individuos; los gerentes deben medir éxitos por los logros de las personas que supervisan. “Afortunadamente, trabajar con otros y hacer que den lo mejor de ellos puede ser tan gratificante como su trabajo individual una vez que adquiere la práctica”, dice Bo Dietl, autora de Business Lunchatations (Penguin, 2005) y directora de Bo Dietl & Assoc., una de las compañías internacionales más grandes especializadas en investigaciones y seguridad corporativa. Aquí, dice Dietl, hay cinco consejos prácticos que lo ayudarán a administrar y a guiar a su gente más eficazmente.

1. No sea demasiado crítico. Claro, es parte de su trabajo mantener a la gente en el sendero correcto, y eso significa señalar los errores. Pero algunos gerentes no quedan conformes y no sienten que están haciendo su trabajo si no señalan errores, les dicen a las personas dónde se equivocaron y cómo podrían haberlo hecho mejor. Usted es el jefe porque probablemente usted tiene más conocimiento y experiencia que la mayoría de las personas que supervisa. Asegúrese de usar su conocimiento para guiar y enseñar, no para buscar errores y mostrar a las personas cuán tontas son comparadas con usted.

2. Déjeles fracasar. Los gerentes mediocres piensan que se coloca una mancha en su historial cuando un empleado yerra el tiro. Los gerentes exitosos “saben que la mejor manera para que su gente aprenda y crezca es mostrar experiencia, y eso significa dar posibilidades y cometer errores”, dice Dietl. Cuando pueda, deje a su gente probar nuevas habilidades sin una mirada supervisora sobre sus hombros.

3. Esté disponible. Pocas cosas dañan más la motivación del empleado que la falta de atención de la gerencia. Eso es especialmente cierto cuando un empleado ha trabajado duro en un proyecto y quiere que usted vea los resultados, pero la información permanece atascada en una caja bajo una montaña de papeles. “Aunque usted tenga mucho que hacer, priorice la aprobación y análisis de los proyectos en marcha”, dice Dietl. Eso significa invitar a los empleados a sentarse cuando se detienen a hacer preguntas o a discutir proyectos. Si no tiene tiempo disponible, debe fijar una cita para un horario más tarde ese mismo día, y debe cumplir con la cita. Los empleados van a apreciar y responder al interés que usted demuestra por ellos.

4. Mejore el lugar de trabajo. Pregunte a su personal qué herramientas consideran necesarias para hacer mejor su trabajo. Averigüe si hay algo en su espacio de oficina que sea incómodo o desagradable. “Brindándoles el equipamiento o lugar de trabajo apropiado”, dice Dietl, “usted puede lograr un gran aumento en el rendimiento con mínima inversión."

5. Tenga un interés personal en la gente. Así como usted quiere que sus representantes conozcan a sus clientes, los gerentes deben conocer a su gente, incluyendo sus problemas, su vida familiar, la salud y los hobbies. Pregunte cómo le fue al hijo del representante en el juego de la liga menor la noche anterior o cómo se siente su esposa luego de una gripe. ¿No sabe estas cosas? Adquiera el hábito de tomarse unos pocos minutos por día para decir hola y conversar con los miembros de su equipo. A menudo son esas pequeñas cosas, como dar la tarde libre a alguien cuyo hijo comienza la universidad al otro día, las que tienen el máximo efecto en la lealtad.